lunes, 21 de febrero de 2011

el mundo de los insectos

Los insectos
¿CÓMO SON LOS INSECTOS?

¿QUÉ COMEN LOS INSECTOS?

CICLO DE VIDA

Los insectos son animales ovíparos porque ponen huevos. Después de nacer, las crías tienen que sufrir una serie de cambios, hasta que se transforman en el insecto adulto. Estos cambios reciben el nombre de metamorfosis. Hay dos clases de metamorfosis: completa e incompleta.

Los saltamontes, las termitas, las libélulas o las cucarachas presentan una metamorfosis incompleta. Las crías reciben el nombre de ninfa, y su forma es similar a la de los adultos. En los saltamontes, por ejemplo, las ninfas son muy parecidas a sus padres, pero mucho más pequeñas; solo tienen que comer y crecer hasta conseguir el mismo tamaño que sus papás. Sin embargo, tienen un problema, ¡el exoesqueleto! Como hemos visto, el exoesqueleto es una cubierta dura, que no les deja crecer todo lo que necesitan. Por ello, cuando ya han crecido mucho, su exoesqueleto se abre y se cae, como si fuera un abrigo viejo que ya no les sirve. El saltamontes forma, entonces, un exoesqueleto nuevo, más grande, que le permite crecer un poco más. Cuando el insecto se deshace de su exoesqueleto, se dice que ha mudado o que ha perdido su muda. Los saltamontes mudan unas cinco veces hasta convertirse en adultos con alas.

En otros insectos, como las hormigas, los escarabajos o las mariposas, las crías que nacen de los huevos no se parecen en nada a sus padres, y, por eso, tienen que sufrir muchos cambios hasta llegar a ser como los adultos. Estos insectos sufren una metamorfosis completa. ¿Has tenido alguna vez gusanos de seda? ¿Te has fijado en cómo los gusanos se transforman en mariposas? La mariposa hembra pone los huevos en una planta. De los huevos salen las crías, también llamadas orugas o larvas. ¡Son los gusanos de seda! Si les pones muchas hojas de morera, los gusanos aumentan de tamaño muy deprisa. Cuando son grandes, fabrican un capullo de seda y se encierran dentro. La larva se convierte en una pupa o crisálida. Al cabo de los días, la pupa se transforma en una mariposa.
Hay muchos tipos de insectos, y no todos se alimentan de la misma manera: hay insectos herbívoros, otros carnívoros y algunos omnívoros. Los saltamontes, por ejemplo, se alimentan de hojas, y tienen la boca adaptada para poder arrancar y masticar trocitos de plantas. Algunos mosquitos se alimentan de sangre, y, por eso, su boca es una especie de tubo afilado que les permite atravesar la piel y chupar la sangre. Otros insectos, como las mariposas, se alimentan del jugo de las plantas. Su boca termina en un tubo muy largo y delgado, llamado probóscide, que utilizan para chupar el néctar de las flores. Cuando no están comiendo, el tubito permanece enrollado.

Los insectos no son animales muy grandes. Algunos son diminutos, como los piojos, mientras que otros, como algunas mariposas o los insectos palo, pueden alcanzar unos 30 centímetros de longitud.
Los insectos viven en muchos lugares distintos: puedes encontrarlos en bosques, en desiertos, en las plantas, en el suelo, en el aire o en el cuerpo de otros animales, incluso en el tuyo.

Los insectos pertenecen a un grupo de animales denominados artrópodos, como las arañas, los cangrejos o las gambas. Los artrópodos son invertebrados, porque no tienen columna vertebral. Sin embargo, cuentan con una especie de piel dura que protege su cuerpo. Esta piel recibe el nombre de exoesqueleto y está formada por un material llamado quitina. Los artrópodos tienen el cuerpo y las patas divididos en varias piezas que se mueven.

Aunque las mariposas, los saltamontes o las moscas parecen muy diferentes entre sí, todos ellos son insectos. ¿Sabes en qué se parecen? Todos los insectos tienen seis patas y presentan el cuerpo dividido en tres partes: la cabeza, el tórax y el abdomen.
  • El abdomen es la región posterior del cuerpo, y en él se encuentran el corazón y los órganos de la digestión y la reproducción. En el abdomen, las hembras tienen un órgano llamado ovopositor que utilizan para poner los huevos.
Los insectos respiran por tráqueas. El aire entra por unos agujeritos llamados espiráculos que tienen en el abdomen. Luego pasa a las tráqueas, que son unos tubitos que llevan el aire a todo el cuerpo.
  • En la cabeza están los ojos, las antenas y la boca. Los insectos tienen dos ojos compuestos, formados por muchos ojos pequeñitos, y varios ojos simples. Las antenas les sirven para oler y tocar las cosas que encuentran a su alrededor. La boca de los insectos varía de unos a otros según cuál sea su alimento.
  • En el tórax están las alas y las patas. La mayoría de los insectos cuentan con cuatro alas; pero algunos tienen dos, e incluso los hay que no tienen alas. Los insectos son los únicos invertebrados que pueden volar, lo que consiguen mediante el movimiento rápido de sus alas. ¡Algunos mosquitos mueven las alas más de 60.000 veces por minuto! Todos los insectos tienen seis patas, que algunos utilizan para andar, y otros, para correr o saltar. ¡Los saltamontes, gracias al impulso que dan con sus patas traseras, pueden moverse a grandes saltos!
Los insectos son los animales más numerosos de todo el planeta. Se conocen cerca de un millón de especies. ¡Aproximadamente la mitad de todos los animales conocidos son insectos! Las abejas, las hormigas, los saltamontes, las mariposas, las moscas o los escarabajos son algunos de los insectos que, seguramente, más familiares te resultan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada